viernes, 6 de enero de 2017

Los sucesos de la Nochevieja europea que la prensa no ha contado

La política de desinformación y ocultación sobre la evolución del islamismo radical en Europa y sus consecuencias continúa. 
Sigue la pésima y contraproducente política de pretenden ocultar un problema muy grave (y cada vez más) a la población como si no existiera y no pasara nada, lo que causa una creciente indignación e inseguridad en la población nativa, que es la que lo sufre con la sensación de que no les protegen quienes están para ello (no es ninguna sorpresa el crecimiento de ciertos partidos en Europa Central y del Norte, ante un problema que se denunciaba y se vislumbraba desde hace muchos años, sin que se tomaran cartas en el asunto o se tomaran erróneamente). 

Carlos Esteban lo muestra en el siguiente artículo. 
Artículo de La Gaceta:
La primera vez, el año pasado, Gobierno, policía y grandes medios se conjuraron en Alemania en un intento de ocultar que, durante las celebraciones callejeras de Nochevieja en varias grandes ciudades del país, se habían cometido cientos de delitos sexuales protagonizados por los recién llegados -los supuestos 'refugiados' procedentes de Oriente Medio y Alemania que tan amablemente había invitado Angela Merkel a instalarse en Alemania- y sufridos por mujeres nativas. Solo la insistencia de innumerables testigos en redes sociales obligó a prensa y policía, días después, a reconocer el desliz y pedir perdón.

Este año no ha hecho falta censura o complot algunos: se ha informado, el medio que lo ha hecho, como de pasada y con cierta indiferencia, sin sembrar la universal indignación del año pasado. Como quería el primer ministro francés, Manuel Valls, con el terrorismo, Europa parece haberse hecho a la idea de que esta explosión de los asaltos sexuales por parte de los inmigrantes recientes es 'la nueva normalidad', una tradición más de estas entrañables fiestas.
Hablando de Francia, el parte oficial sobre la noche fue que "transcurrió sin incidentes dignos de mención" (Ministerio del Interior: "La nuit de la Saint-Sylvestre s’est déroulée sans incident majeur"), una forma que hasta hace muy poco sonaría irónica para describir una velada en la que se habían quemado más de mil coches y se habían detenido a 454 personas, a pesar de una presencia militar -100.000 soldados en las calles- propia de un país ocupado.
Pero el plato fuerte de la noche se sirvió en Alemania y en su vecina Austria, pese a los precedentes y al estado de alerta de las autoridades.  En Viena, la ciudad que se decantó por el proinmigracionista Alexander van Bellen en la reciente repetición de las elecciones presidenciales, los servicios de emergencia se vieron colapsados por llamadas de todo el país informando de numerosos asaltos sexuales cometidos, en repetida descripción, por varones de tez oscura y frecuentemente barbados.
La celebración más animada se dio en la ciudad alemana de Dortmund, donde, relata Breitbart una muchedumbre de más de un centenar de varones, al repetido grito de "¡Alahu Akbar!", lanzaron cohetes de pirotecnia a la policía y quemaron el techo de la iglesia más antigua de Alemania, San Reinoldo. Una vez más, la noche fue descrita como "tranquila" en el informe policial y como "normal" por un portavoz del Ayuntamiento. Y eso resulta más alarmante que si hubieran exagerado la gravedad.
El diario local Ruhr Nachrichten informó de que un grupo de "al menos cien jóvenes varones" empezaron a lanzar cohetes contra una multitud de visitantes entre las que se hallaban familias con niños. Cuando la policía les advirtió de que dejaran de hacerlo, los alegres celebrantes dirigieron sus proyectíles contra las propias fuerzas del orden. Pero la corrección política quedaba a salvo. La citada cabecera hablaba, así mismo, colgaba en la red social Twitter un vídeo con el pie "Sirios celebran la tregua en su país", aunque cualquiera que lo vea puede comprobar que se trata de un grupo que porta banderas de Al Qaeda y de guerrillas aliadas al ISIS en la zona al repetido grito de "¡Alahu Akbar!".
No deja de ser curioso que la iglesia atacada y parcialmente incendiada por el grupo de inmigrantes citados, San Reinoldo, fue protagonista de una reciente noticia que, esta sí, suscitó la indignación de la opinión publicada al ser ocupada por un grupo identitario en protesta contra la islamización del país el mes pasado. Su pastor, Friedrich Stiller, denunció el acto como "una clara provocación de los neonazis", lo que ocasionó que los responsables del programa de 'desradicalización' de la ciudad, con un presupuesto de 50.000 euros anuales, exigiera más fondos.
En Colonia, protagonista del grueso de los ataques el año pasado, esta Nochevieja se consiguió reducir significativamente el número de asaltos gracias a una enorme presencia policial, que realizó numerosas detenciones, solo para ser atacados en la prensa por representantes políticos por "discriminación".

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario