viernes, 14 de octubre de 2016

Los incentivos importan

Adrián Ravier se hace eco de la importancia de los incentivos, a raíz de la aportación del premio Nobel de Economía 2016, centrados en los mismos para mejorar la eficiencia de los contratos. 


Artículo de Infobae:

Si tenemos que resumir el Premio Nobel en Economía 2016 a Oliver Hart y Bengt Holmström en tres palabras, diría: "Los incentivos importan". Las nuevas contribuciones se sostienen sobre los trabajos previos de otros dos premios Nobel como Ronald Coase y Oliver Williamson, acerca de la teoría de la firma y la teoría de los contratos. Dados un contrato, ciertas reglas o un marco constitucional, las personas firmantes saben qué riesgos e incentivos enfrentan con cada acción. 

En microeconomía, se conoce como la teoría del principal-agente al análisis de un conjunto de situaciones en que un actor económico (el principal) depende de la acción de otro actor (el agente), sobre el cual no hay perfecta información. El objetivo que han perseguido estos dos economistas en distintos trabajos y situaciones es analizar qué se puede hacer para mejorar la eficiencia de los contratos. 

 "Se trata de pensar en todas las partes involucradas para que un contrato sea una situación en la que ganan todos", comentó Holmström. 

La literatura analiza casos concretos que comprenden un seguro, un préstamo o un empleo. En el caso del seguro, por ejemplo, las compañías nunca reintegran el 100% del valor de un automóvil robado o una casa incendiada, de tal forma que al beneficiado del seguro le importe cuidar su propiedad. El copago es un instrumento fundamental para mejorar los incentivos en este tipo de contratos. 

Hart ha estudiado, por ejemplo, si ciertos servicios públicos convienen que estén privatizados o que los provea el sector público. Su conclusión es que la respuesta no es unánime para todos los casos, sino que hay que profundizar en los incentivos en cada situación. La basura conviene que sea tratada por el sector privado, pero la prisión conviene que posea administración desde el sector público. En Estados Unidos se dejaron de privatizar las prisiones por los argumentos expuestos por Hart. 

Este mismo autor mostró que es imposible que un contrato enumere todas sus consecuencias posibles, por lo que alentó a fijar reglas generales que dejen claros los derechos de todas las partes, una contribución que responde al análisis económico del derecho. 

En el mercado de trabajo, Holmström contribuye señalando que en aquellos empleos donde puede medirse el rendimiento convienen salarios variables, mientras que en aquellos casos donde esto es imposible conviene asignar salarios fijos. En trabajos en grupo, resulta fundamental fijar reglas que eviten el free rider o polizón, esto es, que una persona reciba beneficios por el trabajo que hace otra persona. 

Volviendo sobre los incentivos, Holmström muestra que los jóvenes tienen mejores incentivos para trabajar por la expectativa que genera iniciar sus carreras. Hart y Holmström han escrito un nuevo capítulo sobre teoría de la firma, teoría de contratos e incluso economía constitucional, que a partir de este premio Nobel comenzará a generar una extensa literatura que permitirá incorporarlos a la disciplina.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada