miércoles, 23 de noviembre de 2016

El golpe fiscal a hostelería y alcohol destruiría más de 50.000 empleos

Beatriz García analiza el negativo impacto que tendrá el golpe fiscal a la hostelería y al alcohol que pretende hacer el gobierno para cuadrar las cuentas. 

Eso sí, el gasto público, ni tocarlo...


Artículo de Libre Mercado:

El Gobierno estudia subir los Impuestos Especiales | Cordon Press

El Gobierno intenta cuadrar las cuentas ante Bruselas para el año que viene. El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha confirmado que uno de sus planes para cumplir con el déficit (3,1% en 2017) pasa por llevar a cabo una subida de impuestosAsegura que el Ejecutivo no tocará el IRPF y el IVA, y que será por la vía del Impuesto de Sociedades y de los Impuestos Especiales por la que intentará engordar las arcas del Estado.
Entre los principales productos que gravan los Impuestos Especiales están los carburantes, el tabaco y el alcohol. Ayer martes, las diferentes patronales relacionadas con el sector de las bebidas alcohólicas fueron las primeras en poner el grito en el cielo sobre la futura subida de impuestos.
Los representantes del mercado del vino, la cerveza, los espirituosos y toda la cadena de valor (agrícola, industrial, distribución y canal HORECA) exigieron al Gobierno que no eleve la fiscalidad. Apoyaron su petición con el informe El sector de bebidas con contenido alcohólico y su relevancia en la economía española elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI). El texto detalla los efectos de mantener los impuestos en términos económicos, de empleo y de recaudación fiscal, así como el impacto de elevar la tributación en estos mismos ámbitos.
A cierre de 2014, el sector de las bebidas alcohólicas aportó a la economía española un valor añadido de 39.872 millones de euros, lo que supone el 4% del PIB, contribuyó con 740.746 empleos, que representaron al 4,3% de los ocupados de ese mismo año, y aportó 19.868 millones de euros en impuestos. "Estos datos ponen de manifiesto la elevada intensidad en mano de obra del sector, así como su notable capacidad recaudatoria", reza el texto. Por ejemplo, las bebidas con contenido alcohólico suponen un tercio de la facturación de la Hostelería y Restauración.
Según sus cálculos, si el Gobierno se decide por no elevar los tipos impositivos del sector y la economía española evoluciona según las previsiones oficiales (un crecimiento del 3% en 2016 y del 2,2% en 2017) la recaudación de las bebidas alcohólicas podría elevarse en 1.718 millones de euros, el VAB aumentaría en 3.448 millones de euros y se generarían 64.061 empleos más"Somos capaces de recaudar más sin subir los impuestos", ha señalado el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla.
afi-alcohol-1.jpg


Subir impuestos menguaría la recaudación

El informe ha planteado una especie de test de estrés para el sector de las bebidas con alcohol en el que se analiza el panorama resultante tras una subida de impuestos. Aunque el Gobierno ha descartado subir el IVA, no será la primera vez que el Ejecutivo de Rajoy niega una propuesta que finalmente acaba aplicando. "Ojalá el aumento del IVA esté descartado, pero habrá que verlo. Estamos preocupados", señalan las patronales.
Así, Afi simula un escenario en el que el IVA de la Hostelería pasa del 10 al 21% y el Impuesto Especial que grava las bebidas con contenido alcohólico sube un 10%. Según sus cálculos, estas dos medidas tendrían un impacto negativo en la actividad económica española de 3.660 millones de euros en el primer año de vigencia. Por otra parte, aseguran que podrían perderse un total de 52.734 empleos asociados a la cadena de valor.
En cuanto al retorno fiscal, observan que el efecto de la recaudación sería el contrario al deseado por el Gobierno. "El aumento de la recaudación por impuestos especiales e IVA de a las bebidas con contenido alcohólico se vería contrarrestada por la pérdida de contribución fiscal asociada a la caída general de la actividad en el resto de figuras tributarias (IRPF, IVA, Impuesto de Sociedades y Cotizaciones Sociales). El resultado sería, paradójicamente, una pérdida neta de 46 millones de euros para las arcas públicas en el año de aplicación de los nuevos tipos fiscales", reza el texto.
afi-alcohol-2.jpg

Fue en el año 2013 cuando el Gobierno del PP decidió subir los Impuestos Especiales a las bebidas con alcohol. Entonces, mantuvo la la tributación del vino y la cerveza. Desde Afi, no han calculado cuál sería el impacto si sólo se elevan los Especiales manteniendo el IVA como está.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada