sábado, 19 de noviembre de 2016

Los del clima en Marrakech: Proclamación, llamamos, compromiso, senda, blablabla. #COP22

Plazaeme analiza la palabrería sin fin de la cumbre climática de Marrakech. 
Artículo de PlazaMoyua:
No sé si os habéis fijado, pero acaba de ser la movida anual del clima. En Marrakech, COP 22. Josh, de Cartoons by Josh, lo resume así:
COP22_Where'sMyMoney_scr.jpg
¿Donde está mi dinero? No lo aclaran, pero se les ve contentos. Un exitazo.
marrakech_cop22
Aunque no hayan encontrado -todavía- el dinero que te tienen que sacar, han producido algo impresionante. ¡Una proclamación de acción! Que no debe ser exactamente una acción, pero probablemente sea el sucedáneo de acción más optimista y vendible que se les ha ocurrido.
Explican que es muy necesario y urgente:
Our climate is warming at an alarming and unprecedented rate and we have an urgent duty to respond.
Supongo que el año que viene, el enviado por Trump -si va- les explicará que no. Que en Bilbao, “nuestro clima” tiene unos cambios muy comparables a los de Inglaterra. Y no son ni de una tasa sin precedentes, ni alarmantes, ni vainas.
Este gráfico muestra exactamente eso. Cambios de temperatura en 30 años (clima). Todo lo que queda sobre la raya rosa, que marca 2015 (1985 – 2015), son precedentes. Yo veo unos cuantos.
cet-30-years-trends-co2-precedents
Por ejemplo, la tasa de calentamiento 1985 – 2015 es como la de 1960 -1990 y alrededores. O como la de de hacia 1915 – 1945. Y como la de hacia 1880 – 1910. Y como la de hacia 1835 – 1865. Así como la de hacia 1805 – 1835. O la de hacia 1705 – 1735. O la de 1680 – 1710. Algunas de ellas, más altas. No pocas. El CO2 puede que tenga algún efecto, pero-de momento- no está haciendo nada que no hiciera la naturaleza por sí misma. Vaya, en Inglaterra, y por tanto en Bilbao. Nuestro clima.
Pero veamos la acción, que es lo interesante. No creo que los motivos les importen.
– La tarea ahora es construir sobre el “momentum” que se ha creado.
– Llamamos al más alto compromiso político.
– Llamamos a una fuerte solidaridad con las naciones más vulnerables.
– Llamamos a todas las partes a erradicar la pobreza.
Tiene narices tratar de imaginar cómo piensan erradicar la pobreza encareciendo la energía.
– Llamamos a aumentar urgentemente la ambición para estrechar el hueco entre las emisiones actuales, y las necesarias para conseguir los objetivos de París.
– Llamamos a un incremento de la pasta que va de los países ricos a los pobres.
Eso, eso; ¿donde está la pasta? Que os lo explique Trump, ya que USA iba a ser el teórico mayor pagano, con diferencia. Muy buena pinta no tiene.
Nosotros, los Países Desarrollados, reafirmamos el objetivo de mobilizar 100 billones de US$.
¿Y Trump qué dice, o es que los idiotas europeos vamos cubrir su parte? Pero claro, reafirmar no es exactamente lo mismo que apoquinar. Veremos.
Nosotros, unánimemente llamamos a ulterior acción y soporte climático antes de 2020.
– Animamos a la ratificación del Acuerdo de Doha.
– Nosotros, colectivamente, llamamos a todos los actores no estados …
– Todo esto proporciona una sustantiva oportunidad positiva para aumentar a prosperidad y el desarrollo sostenible.
Claro. Como que todo el mundo sabe que no hay nada como encarecer la energía para aumentar la prosperidad. Toda la vida ha sido el mejor remedio.
La Conferencia de Marrakech marca un punto de inflexión en nuestro compromiso …
– Ahora que nos pasamos hacia la implementación y la acción …
¿Mande? ¿Ahora? Ahora, lo que pone en vuestro documento es: llamamos (siete veces); tarea; reafirmamos; animamos; oportunidad (sustantiva positiva); y compromiso (cada vez más grande). Lo que NO pone ni una sola vez es: hacemos. Pero ni una. Si a alguien conoce un ejemplo mejor de palabrería, me encantará conocerlo.
miguel-canete
Fuente: UNFCCC.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada