lunes, 14 de noviembre de 2016

Carmena convoca un 26% de plazas a dedo más que en 2015

Y la enésima muestra del "cambio". Discurso para acabar con ciertas prácticas, y una vez en el poder, no solo las mantienen, sino que las aumentan desproporcionadamente. 


Cosas por la gente, digo, por su gente...a costa de la verdadera gente...

Luca Constantini se hace eco en el siguiente artículo.

Artículo de Expansión:

Manuela Carmena en el pleno municipal.Manuela Carmena en el pleno municipal.  GETTYIMAGES

El Ayuntamiento de la capital, dirigido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha convocado en lo que va de año 448 plazas de libre designación. Este método de contratación, que evita el concurso público y que Ahora Madrid se comprometió a reducir durante la campaña electoral, ha crecido un 26% respecto al año pasado, cuando las plazas convocadas fueron 354. El sindicato Comisiones Obreras critica el "continuismo" de la libre designación con respecto a los gobiernos del Partido Popular y la tilda de "práctica dedocrática". El Consistorio sostiene que está estudiando el volumen de este tipo de nombramientos para reducirlos en el futuro.

En lo que va de año, el Ayuntamiento ha convocado casi 100 plazas de la libre designación más que el año pasado. La libre designación, o designación directa, permite seleccionar a un candidato para cargos intermedios del Consistorio sin pasar por el concurso público de mérito y capacidad. La ley establece como criterios necesarios para la convocatoria de una plaza de libre designación la concurrencia de excepcionalidad y de especial responsabilidad. Pero la confianza es otro elemento fundamental en estos nombramientos: los titulares de un puesto de libre designación son elegidos y destituidos dependiendo de la discrecionalidad de un superior.
Esta práctica, que se extendió bajo el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón (PP), reduce el peso de los méritos en el ascenso de los funcionarios, puesto que su elección depende de la confianza de los superiores, que a menudo son políticos.
Ahora Madrid criticó esta práctica antes de ocupar los despachos del palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de la capital. La coalición, dirigida por Manuela Carmena y formada por la confluencia de Podemos, Izquierda Unida, Equo y varios independientes, se comprometió durante la campaña electoral a reducir este tipo de nombramientos, así como el número de asesores fichados a dedo.
Sin embargo, en el segundo semestre del año pasado, el gobierno de Ahora Madrid convocó más de 200 plazas de libre designación. Y hasta noviembre, el total de funcionarios ascendidos o cambiados de función de forma discrecional se ha mantenido en las cifras de los últimos dos años: alrededor de 2.990 personas. A finales del año pasado, el total de puestos asignados con dicho método alcanzaba las 3.009 plazas, más o menos las mismas que en el último año del gobierno de Ana Botella (PP), cuando superaba las 2.950 plazas.
CC OO ha emitido un comunicado en el que denuncia que ese incremento evidencia "de manera incuestionable" el "continuismo [de este gobierno]respecto a la apuesta por hacer primar la confianza por encima de los méritos". El sindicato reconoce que nombrar al personal a través de libre designación es legal, pero destaca que, a diferencia del concurso público, se trata de un sistema que no premia los principios de igualdad, mérito y capacidad. "Afirmamos que en este procedimiento se impone la confianza política frente a los méritos", insiste la central sindical, que pide al Ayuntamiento más información sobre sus designaciones y le solicita formar parte en los procesos de selección, para que los nombramientos sean más transparentes.

Altos cargos

El equipo municipal alega que los puestos que se cubren por el sistema de libre designación "están determinados en un acuerdo con los sindicatos, que aprobó las bases generales que rigen la provisión de puestos de trabajo desde el año 2000". Y asegura que, tras el acuerdo firmado con las centrales en diciembre de 2015, el compromiso de Carmena es "realizar un estudio de la delimitación y fijación de criterios sobre las modalidades de provisión de puestos de trabajo mediante libre designación o concurso. Una vez concluido este estudio, el número de puestos de libre designación se reducirá".
A través de la libre designación, el Ayuntamiento ha nombrado o ascendido en estos meses a altos cargos de la plantilla municipal (niveles 28, 29 y 30). Se trata de empleos que abarcan desde las secretarías de las juntas municipales hasta las subdirecciones y jefaturas de departamento, y que para su mantenimiento dependen de la voluntad de un superior.
"Todo tipo de funcionario puede ser destituido, sea por faltas disciplinarias o por incapacidad en el desarrollo de sus funciones", explica Pedro Delgado, responsable de CC OO en el Ayuntamiento. En el caso de los designados a dedo, sin embargo, ese cese puede ser "fulminante". Esto implica, sostiene el sindicalista, que los titulares de puestos por libre designación tienen menor autonomía en el desarrollo de sus actividades que un funcionario elegido por concurso público.
CC OO recoge el compromiso del Ayuntamiento de reducir las plazas cubiertas por libre designación. Pero recuerda que desde diciembre del año pasado el equipo de gobierno no ha informado de ningún avance en este sentido, y que el cambio anunciado durante la campaña electoral se ha quedado, de momento, en el ámbito de la retórica.
"Estamos ante un procedimiento que desprofesionaliza la Administración y que implica un nivel de presión sobre el funcionariado que no beneficia la mejor administración del servicio público", afirma. El sindicato pide al Ayuntamiento que abra un debate y también que cumpla el compromiso que adquirió con los representantes de los trabajadores el 23 de diciembre, hace ya casi un año, afirma Delgado, quien agrega: "Creemos que es tiempo más que suficiente para tener ya diseñado un nuevo modelo que rompa con la inercia de las políticas del gobierno anterior".

CONCURSOS PÚBLICOS PARA PREVENIR LA CORRUPCIÓN

La libre designación permite al Ayuntamiento nombrar a funcionarios procedentes de otros organismos. Según los datos oficiales, en 2016 el gobierno municipal convocó 24 plazas para funcionarios ajenos al Consistorio, cuando el año anterior solo fueron dos.
CC OO advierte: "El hecho de que la promoción profesional pueda hacerse depender de la afinidad, del sometimiento acrítico y desprofesionalizado, aleja el método de cualquier planteamiento preventivo respecto de la corrupción".

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada