martes, 27 de octubre de 2015

El recorte de las tipos en China es una mala noticia para la economía mundial

Carlos Montero se hace eco del análisis de Larry Elliot sobre el recorte de tipos en China, que no es en absoluto una buena noticia para la economía mundial, pese al buen recibimiento (como no podía ser de otra manera) de los mercados. 

El viernes pasado, el banco central de la segunda mayor economía del mundo redujo el costo de los préstamos por sexta vez en un año. Este movimiento tiene implicaciones, ninguna de ellas especialmente buena a pesar de la subida de las acciones que provocó. Aquellos inversores que creen que el anuncio en Beijing es una señal de compra deben preguntarse si se trataba de una señal de fortaleza o un signo de debilidad.

Vale la pena señalar que el movimiento de tipos de interés se produjo apenas días después de que China diera a conocer las cifras oficiales que muestran que la tasa de crecimiento anual de la economía se había desacelerado en el tercer trimestre, pero sólo a un todavía saludable 6,9%. Después de toda la agitación del mercado de valores en agosto, fue un buen número y tuvo el efecto deseado de tranquilizar a los mercados.
Pero como todos sabemos, las cifras oficiales de China no valen ni el papel en el que están escritas. El hecho de que recortaran las tasas de interés cuatro días después de conocerse los últimos datos de crecimiento subraya ese punto de vista. Danny Gabay, de Fathom, piensa que la tasa de crecimiento real de China es del 3%, y la rebaja de tipos del viernes por la noche sugiere que tiene razón.

La buena noticia para el Banco Popular de China es que tiene un amplio margen para recortar las tasas si la economía no responde al estímulo proporcionado", dice Larry Elliott, editor de Economía de The Guardian. "A diferencia de otros bancos centrales, no ha reducido el costo oficial de los préstamos a cero (y en algunos casos por debajo de cero). La mala noticia es que podría necesitar todo el margen de maniobra del que dispone.

Pero no es sólo en China donde las cosas parecen inciertas. El día antes de que el banco central de China recortara tipos, el Banco Central Europeo sugirió que anunciaría nuevas medidas de impulso del crecimiento en diciembre. Mario Draghi, presidente del BCE, tiene varias opciones. Podría reducir aún más la tasa de depósito del BCE, ya el -0.2%, y así penalizar a los bancos que quieren aparcar el dinero en el banco central. Lo más probable, sin embargo, es que el BCE extienda su versión de la flexibilización cuantitativa y aumentar su programa de compra de bonos.

Japón también está a punto de dar un mayor estímulo a finales de esta semana, cuando las cifras oficiales muestren que la economía vuelve a la recesión. Al igual que con el BCE, el objetivo central de la política es lograr una ventaja competitiva depreciando el tipo de cambio. Pero si el yen y el euro se están debilitando, algo tiene que fortalecerse, y el resultado será que el dólar subirá.

Con la economía estadounidense mostrando signos de desaceleración, la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, podría mantener las tasas de interés, por temor a que una subida impulse al alza al dólar.

¿Entonces, cuál es el problema? China, Japón y la zona euro están relajando sus políticas monetarias. Los EE.UU. van a retrasar la subida de tipos. Más estímulo es igual a un crecimiento más fuerte y con ello se mantiene a raya la amenaza de la deflación. Eso tiene que ser bueno, ¿no?

Bueno, sólo hasta cierto punto. El mayor problema es que al debilitar deliberadamente sus tipos de cambio, los países están robándose crecimiento. Los bancos centrales insisten en que esto no representa un retorno a las devaluaciones competitivas y proteccionismo de la década de 1930, pero está empezando a verse muy parecido.

El problema número dos es que el estímulo monetario está siendo cada vez menos efectivo. Hay dos canales principales a través de los cuales opera la QE. Uno de ellos es a través del tipo de cambio, pero la política no funciona si todos los países quieren a la vez una moneda más barata. Entonces, al debilitarse el comercio mundial es como robarle a uno para pagarle a otro.

El otro canal es a través de las tasas de interés a largo plazo, que están vinculadas con el precio de los bonos. Cuando los bancos centrales compran bonos, reducen la oferta disponible y aumentan el precio. Las tasas de interés (el rendimiento) de los bonos se mueven en la dirección opuesta al precio, por lo que un precio más alto de endeudamiento es más barato para las empresas, los hogares y los gobiernos.

Pero cuando los rendimientos de los bonos ya están en mínimos históricos, es difícil bajarlos mucho más, incluso con grandes cantidades de QE.

Existe el peligro de que los períodos en los que las tasas de interés están atrapadas en cero puedan llegar a ser más frecuentes, lo que resulta en una mayor dependencia de las medidas no convencionales como la QE que están sujetas a rendimientos decrecientes.

En segundo lugar, y posiblemente más importante, un mundo de tasas de interés persistentemente bajas puede  generar un apetito artificial por el rendimiento, impulsado la creación de burbujas.

Es tiempo para la cautela. El hecho de que los bancos centrales sientan la necesidad de proporcionar más estímulos no es una razón para comprar ingentes cantidades de acciones o, por extensión, cualquier activo de riesgo. Más bien, es un signo de problemas en el futuro. Si la economía mundial requiere un nuevo impulso de crecimiento, significa que la recuperación, ya de por sí débil, está ralentizándose. Si no es así, significa que hay más riesgo de una nueva crisis financiera o mayor inflación."
 
Fuentes: Larry Elliott, editor de Economía de The Guardian

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario