sábado, 24 de octubre de 2015

¿Recortes? El empleo público sólo baja en 3.900 personas durante la crisis

Manuel Llamas la evolución del empleo público desde el inicio de la crisis (tercer trimestre del 2007) hasta hoy (tercer trimestre del 2015), en el que se observa que solo ha caído un 0,13% o en 3.900 empleos, al pasar de 2.990.300 en el tercer trimestre de 2007 a 2.986.400 en el mismo período de 2015 ("un cuadro muy distinto al que pintan políticos y sindicatos", pues es un arma que emplean para ganar votos, empleo artificial a costa de déficit, poder o ingresos, como en el caso de los sindicatos).

Lo que evidencia la evolución actual, es lo de siempre. Que a la mínima oportunidad, el político sigue el camino de siempre, que no es otro que el de inflar las plantillas públicas haciendo más grande el insostenible (e infinanciable) peso del Estado con el fin de ganar votos y maquillar las estadísticas del paro (a corto plazo, pero agravándolas a largo plazo, cuando igual ya no estén ellos en el poder).

Y el mejor momento no es otro que...en año electoral!!

Artículo de Libre Mercado:

España registró un total de 18.048.700 ocupados en el tercer trimestre, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). Pero aquí cabe distinguir dos categorías: el empleo privado, con un total de 15.062.300 personas, y el público, cuya cifra aumenta hasta los 2.986.400 efectivos.

En concreto, entre julio y septiembre, el empleo privado ha crecido en 152.100 personas, mientras que el público ha repuntado en 30.100. Es la primera vez que el empleo público crece en un tercer trimestre desde 2010.


De hecho, si se amplía un poco la perspectiva, se observa que las plantillas públicas han engordado en 60.800 personas a lo largo del último año, lo cual supone un incremento del 2,08% interanual, coincidiendo justo con los meses previos a las elecciones autonómicas y locales del pasado mayo y los próximos comicios generales de diciembre. El empleo privado, por su parte, ha subido en 483.900 personas en el último año (+3,32%).

Es decir, los políticos están tirando de chequera, haciendo uso del dinero de todos los contribuyentes, para impulsar una vez más el empleo público a fin de ganar votos, al igual que sucede habitualmente con otras partidas, como la inversión en obra pública.



Pese a ello, los sindicatos de funcionarios, con CSI-F a la cabeza, se apresuraron a advertir este jueves que el sector público ha perdido un total de 320.000 puestos de trabajo durante la presente legislatura, reclamando así un aumento del gasto para aumentar la contratación y subir los salarios de las plantillas públicas.

El problema, sin embargo, es que ese dato lleva a engaño. La cifra en cuestión es correcta, ya que en el tercer trimestre de 2011 el número total de empleados públicos ascendía a unos 3.306.600 frente a los 2.986.400 actuales, un descenso del 9,7%, equivalente a los 320.000 efectivos citados.
Sin embargo, ésta es una foto muy parcial e interesada de la realidad, ya que no tiene en cuenta dos factores muy importantes:
  • En primer lugar, que los 3,3 millones de empleos públicos registrados en el tercer trimestre de 2011 constituyen una cifra récord. Nunca antes las Administraciones han acumulado tal volumen de plantilla, ni siquiera durante los años de mayor burbuja inmobiliaria, cuando la recaudación fiscal crecía a un ritmo inédito sin necesidad de subir impuestos y cuando España registraba una tasa de paro inferior al 8%, con el PIB a velocidad de crucero.
  • Y, en segundo término, que en 2011, España estaba en recesión, con la recaudación fiscal cayendo en picado por la crisis y una tasa de paro superior al 20%.
Así pues, lo que no dice CSI-F, junto a los colectivos de funcionarios y la inmensa mayoría de políticos, es que el anterior Gobierno del PSOE, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, disparó la contratación de personal en el sector público en plena crisis para tratar de maquillar la sangría del paro, a costa de aumentar el déficit hasta niveles récord, al tiempo que despilfarraba miles de millones de euros en absurdas e innecesarias obras a través de los ya famosos Planes E.

Así, entre el tercer trimestre de 2007, justo después de que estallara la crisis de las hipotecas subprime en EEUU, y el tercer trimestre de 2011, el número total de empleados públicos creció en 316.300 personas, lo que supone un aumento del 10,6%, desde los 2.990.300 hasta los citados 3.306.600 efectivos, la mayor cifra de la historia. Y ello, en medio de una histórica crisis económica y presupuestaria.

(el siguiente gráfico sobre la evolución del empleo público desde la crisis es posible que solo pueda verse clickando en el link):

Así pues, la realidad, es decir, el cuadro completo, es muy diferente al que pintan políticos y sindicatos. El empleo público ha bajado durante la crisis, sí, pero tan sólo se ha reducido en 3.900 personas, al pasar de 2.990.300 en el tercer trimestre de 2007 a 2.986.400 en el mismo período de 2015.

Es decir, el empleo público apenas ha bajado un 0,13% durante la crisis. Un dato que, sin duda, contrasta con la histórica destrucción laboral que ha sufrido el sector privado, con más de 2,7 millones de puestos de trabajo menos durante el mismo período, equivalente a una reducción del 15,2%, según la propia EPA.

Vuelta a las andadas

Ahora, a pesar de que España sigue registrando un déficit próximo al 6% del PIB, con un agujero de 61.000 millones de euros, los políticos vuelven a las andadas y engordan sus plantillas con el fin de ganar votos. El último ejemplo es el de Andalucía, en donde el gobierno de Susana Díaz acaba de anuncia una gran oferta de empleo público con más de 7.000 nuevas plazas en 2016. A escasos dos meses de las elecciones generales… ¿Casualidad?

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario