miércoles, 14 de octubre de 2015

Mariano Rajoy carga al presupuesto de La Moncloa el cuidado de su padre

Otra muestra de lo que implica la política, el empleo de las herramientas del Estado y del dinero quitado a los ciudadanos en beneficio propio y de afines, en la que los políticos son una clase privilegiada (no por sus méritos ni por servir mejor a terceros con su dinero o servicio propio como ocurre en el mercado, sino por parasitismo) que experimentan un trato manifiestamente diferente al resto de los mortales. 
Pero era servicio al ciudadano o ciudadano a su servicio...

Artículo de El diario:
El presidente del Gobierno carga a los presupuestos de La Moncloa los gastos derivados del cuidado y acompañamiento de su padre, una tarea de la que se ocupan dos sanitarios eventuales que se reparten los cuidados en turnos. Se trata de la asistencia personal que requiere un enfermo de 95 años, pero alejada de los servicios estrictamente sanitarios a los que sí tienen derecho el presidente, su familia, los altos cargos de La Moncloa y los mandatarios extranjeros en visita oficial.
Mariano Rajoy Sobredo, padre de Rajoy y juez jubilado –fue presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra–, se trasladó al palacio de La Moncloa poco después de la llegada de su hijo al poder. Tiene 95 años. En marzo de 2014, tras una operación de cadera, su salud empeoró.  Sufrió un ictus, que obligó a su ingreso en el Hospital de La Paz, en Madrid.
Tras el ictus, los servicios médicos de Presidencia intentaron contratar los servicios de una empresa de acompañamiento a la que se solicitó presupuesto para encargarse de las tareas de atención al padre del presidente. El servicio requerido no era barato. El gasto de cuidar durante "el día y la noche" a Mariano Rajoy Sobredo se presupuestó en torno a los 5.000 euros mensuales. La interlocución con la empresa a la que se solicitó el servicio fue, según fuentes conocedoras de esas negociaciones, liderada por el jefe de los servicios médicos de Moncloa.
Finalmente el gabinete de Rajoy prefirió "buscar otras fórmulas" para costear los cuidados y decidió no firmar el contrato con esta empresa externa. Como alternativa, se optó por poner a sueldo a las dos personas que hoy se encargan de la atención del padre del presidente. Según fuentes de La Moncloa, su atención corre a cargo de un hombre y una mujer que responden a los nombres de Pilar y Francisco y que, desde la primavera de 2014, siguen cada uno de sus pasos por la residencia oficial del presidente del Gobierno.
eldiario.es se ha puesto en contacto con el gabinete de Rajoy para preguntar por estos gastos de atención al padre de Mariano Rajoy. Fuentes oficiales del Gobierno se limitan a explicar que "el presidente se conduce en este asunto exactamente por los mismos criterios que sus predecesores". La afirmación no responde con exactitud a la realidad.  
El de Mariano Rajoy no es el único padre que ha vivido en La Moncloa con su hijo. José Luis Rodríguez Zapatero también compartió palacio con su progenitor, pero en estancias puntuales. En el caso del presidente socialista, los servicios médicos tuvieron que intervenir a causa de un complicado proceso infeccioso. Fue una actuación dentro del protocolo médico de La Moncloa, motivada por una urgencia. Nunca, hasta la llegada de Mariano Rajoy, el presupuesto de Presidencia se había encargado también de asumir el gasto que supone la atención personal durante las 24 horas a personas dependientes.
Los presidentes del Gobierno y sus familias disponen de un servicio sanitario de alto nivel a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Se trata de un equipo médico que también cuida la salud de los altos cargos de Moncloa o de los mandatarios extranjeros en visita oficial. Las funciones de este equipo son estrictamente médicas y, entre ellas, no está el acompañamiento o la prestación asistencial de la que sí disfruta el padre de Mariano Rajoy.
La  Ley General de Sanidad establece claramente qué son y que no son servicios sanitarios. La atención personalizada a ancianos o dependientes queda excluida de esas prestaciones y por ello, en 2006, el Gobierno de Zapatero puso en marcha la ley de Dependencia. La atención que recibe en La Moncloa el padre del presidente queda así excluida de los servicios médicos a los que tiene derecho por ser familia del jefe del Ejecutivo y residir en el complejo presidencial. 

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario